Ahora el sonido es espectacular, muy claro y tan fuerte que lo pueden oír todos, incluso cuando hay un escándalo en la calle. Sin duda se oye la pelea sobrepuesta de cláxones (en vista de que el pequeño templo queda rodeado de autos en todos sus puntos; Izazaga y Eje Central), pero esta pelea sorprendentemente no impide que se oigan claramente las palabras del padre dentro del TODO templo, incluso en la entrada, donde el sonido de la calle es imponente. Un sonido sorprendente en un equipo espectacular instalado por una empresa magnífica. Gracias Ickrom por todo.

Octavio Ferrer