“Sistemas de Tierra, tipos y ubicación”

Conceptos que se deben tomar en cuenta ante la instalación de una radiodifusora.

Por Ing. Aurelio Jasso Espinosa

Una radiodifusora es un medio útil como vínculo entre la sociedad; no solo es entretenimiento, también es cultura en general y como tal, la radiodifusora se debe concebir como algo que debe durar mucho tiempo.

Una vez que la concesión de la estación de radio es un hecho, se deben de tomar en cuenta estos aspectos:

  • Sitio de transmisión
  • Características de radiodifusora.
  • Potencia, frecuencia
  • Población a servir.

Conociendo la potencia de transmisión y ya definida la dirección o el domicilio de la radiodifusora, podemos entonces iniciar los trámites de solicitud de servicios básicos como el camino de acceso, agua, luz, teléfono, drenaje, etc., simplemente como ejemplo la solicitud del servicio de luz ante la Comisión Federal de Electricidad puede tardar hasta tres meses; de igual manera, se debe de tomar en cuenta el tiempo que se tardará la edificación del cuarto de transmisión (en caso de que no lo haya) y ya no se diga de las cabinas, pues su construcción no solo es cuestión de levantar muros, sino de las adecuaciones que requieren las cabinas como ductos de audio, energía eléctrica, voz y datos, iluminación y acondicionamiento acústico entre otros.

Aquí parto para hacer una mención especial e importante, los tipos y la mejor ubicación de los sistemas de tierra. Muchos concesionarios restan importancia a éste tema, pues como el sistema será cubierto o enterrado (no se verá), y precisamente por éste motivo debe hacerse bien, pues después será imposible o muy costoso rehacerlo, modificarlo o mejorar para obtener una mínima resistencia eléctrica, es mejor una buena y única inversión.

Es un común denominador en las fallas de los transmisores aquellas provocadas por descargas eléctricas, por rayos que inciden en la estructura e incluso en la propia antena transmisora, por ello es conveniente proteger la inversión lo mejor posible, brindándole a las descargas atmosféricas un camino rápido y fácil a la “tierra”, lo mismo sucede con las variaciones en el suministro eléctrico, y para ello podemos contemplar recursos como el “supresor de picos”.

Las líneas telefónicas también están sujetas a las descargas y por ello debemos proteger éstas con equipos que también lleven la energía del rayo a tierra.

Existen varios tipos de sistema de aterrizaje el más conocido y económico es el de varilla de hierro con baño de cobre enterrada, misma que cuenta con un conector mecánico entre ella y el cable de cobre que debe llevarse hasta el tablero de distribución eléctrica, sin embargo ésta varilla al introducirse en la tierra sufre el desgarre del baño de cobre y finalmente el contacto de la superficie de la varilla con la tierra es “hierro” y todos sabemos lo que pasa con el tiempo, es decir, la oxidación se hará presente de manera inmediata y si al principio teníamos un valor de 5 ohms de resistencia en un mes seguramente será mayor, y se incrementará con el paso del tiempo, el conector también sufre de sulfatación y por lo tanto la resistencia se verá afectada también en el punto de conexión.

img1

Otro método es también el de las tierras químicas, que son a base de sulfatos de cobre con otros metales y carbón, resultan ser mejor que la anterior pues el objetivo es mejorar la conductividad eléctrica, lo anterior se logra por la mayor superficie de contacto entre las placas de cobre con el suelo o la tierra, el compuesto se diluye o es absorbido y distribuido en el suelo, éste método requiere de un mínimo mantenimiento, que es agregar periódicamente el químico conductor de electricidad, contiene una cruceta de lámina de cobre con una varilla saliendo de ella.

img2

Existen también los electrodos de tierra que están formados de un serpentín de lámina de cobre encapsulada en tubo de grafito con carbón y al enterrarse se rodea de químicos y compuestos de tierras con sulfatos de cobre, sobresaliendo un cable de cobre que esta previamente soldado a la cinta de cobre, con ello se evita la oxidación del conector mecánico, la unión con el cable que va hasta el interior del cuarto de transmisión o las cabinas se suelda con soldadura exotérmica (Cadweld). Éste sistema combina los elementos principales que son el cobre, por su baja resistencia eléctrica, gran superficie de contacto con el suelo y los mejoradores de conductividad como el químico y el carbón.

El sistema puede durar muchos años manteniendo la baja resistencia eléctrica, en sus acabados se prevé un registro pequeño con una rejilla móvil que permite medir periódicamente la resistencia y a través de la misma en caso necesario se agrega el químico para mantener siempre alta la conductividad.

Este sistema se debe colocar cerca de la base de la torre y en el caso del cuarto de transmisión en la parte exterior más cercana al recinto, preferentemente a una barra de cobre en el interior, que servirá como punto de unión eléctrica de todos los equipos y principalmente del transmisor.

En el caso de la torre que soportará la antena, el cable de cobre de bajada debe contener muchos hilos preferentemente, y viajará desde la punta o pararrayos hasta la base de la torre y al sistema o foso de tierra, con varios contactos a la estructura a lo largo de la misma.

img3

En Ickrom tenemos la experiencia necesaria para asesorarlos en este tipo de proyectos. Contáctenos, Aceptamos El Reto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *